Iglesias locales

En la iglesia local toca el corazón de Cristo.

Es el Espíritu Santo que da poder a la Palabra de Dios. Une a los creyentes para honrar a Dios y para vivir en amor entre si y en el mundo.